viernes, 5 de noviembre de 2010

18 vs. 29



Nombre: 18 vs. 29 / Yoryodol, Sumurahop  (열여덟 스물아홉)
Género: Romance, comedia
Nacionalidad: Corea
Episodios: 16 (1 hora)
Canal de Emisión: KBS2
Año: 2005
Cast:
Park Sun Young – Yoo Hye Chan
Ryu Soo Young – Kang Sang Young
Lee Joung Moon – Kim Noon
Park Eun Hye – Shin Ji Young
Choi Si Woon – Kang Bong Man de joven

Sinopsis:
Yoo Hye Chan tiene 29 años y lleva desde los 18 años junto de Kang Bong Man, primero se odiaban pero poco a poco ese odio se convirtió en amor y se casaron. A pesar de todo, su vida no es tan feliz como debería ser. Bong Man se hizo actor, se cambió el nombre a Sang Young y se hizo amigo de Shin Ji Young, su compañera de reparto y admiradora. Yoo Hye Chan cada vez estaba más sola e incómoda, así que cuando ve una extraña escena la malinterpreta al momento y decide divorciarse de inmediato de Bong Man. Pero el destino quiere darle una segunda oportunidad a su matrimonio y Hye Chan tiene un accidente en el que pierde la memoria de los últimos 11 años, lo último que recuerda es estar en el instituto teniendo una pelea con Bong Man. Pero su vida no es la misma que cuando se desmayó, ahora está casada con su enemigo y todos sus sueños han quedado atrás. Pero solo ella ha olvidado, Sang Young, o Bong Man, sigue recordando y decide usar esta oportunidad para compensar a Hye Chan por todo el daño que le ha hecho durante estos últimos años.

Opinión personal:
Este es otro de esos dramas que siempre han estado ahí, en recámara, reseñado por todo el mundo, pero al que nunca le había dado una oportunidad. Y me arrepiento mucho de no haberlo hecho porque es un drama que me encantó cuando lo vi, hace ya 4 meses más o menos. Lo primero que me hizo verla fue el actor principal, al que acababa de ver como el malo de Succesful Story of a Bright Girl, ya que fue el único actor de ese drama al que le deseaba una muerte lenta y dolorosa. Lo segundo fue que Choi Si Won, de Superjunior y al que acababa de conocer por Oh! My Lady, hacia de la versión más joven y odiosa de Bong Man. Lo tercero fue la trama, me parecía bastante original que la pérdida de memoria fuera la premisa principal del drama y no el típico recurso de última hora que usan todos los guionistas cuando quieres alagar una historia (Hana Yori Dango, Bad Guy…). En 18 vs. 29 tenemos como dos historias que se desarrollan de forma paralela pero independiente, se trata de la historia de Bong Man, un hombre que lo tenía todo pero no supo apreciarlo así que espera poder aprovechar esta segunda oportunidad que le da la vida para enmendar sus errores pasados, y la historia de Hye Chan, una chica de 18 años en el cuerpo de una de 29 que se ha despertado de la noche a la mañana con 11 años más y con una vida que no era la que ella soñaba cuando era joven. Es un drama inocente y cándido no solo porque Park Sung Young plasma perfectamente a la adolescente Hye Chan sino porque Bong Man le sigue el juego de forma perfecta, hay escenas en la que no sabes quién es más inmaduro de los dos. Si en lugar de dos adultos de casi 30 años fuese un shôjo o un drama de instituto se habría desarrollado de la misma manera, ya que posee todos los elementos que un buen shôjo tiene que tener, y las reacciones de casi todos los personajes son bastante infantiles y adorables, ya sean los protagonistas o los secundarios, como la pareja de los hermanos de los protagonistas o la amiga-enemiga de Bong Man.

Una de las cosas que me hizo enamorarme del drama es que Hye Chan no es la típica protagonista que vive por y para el personaje principal, ya sea por enamoramiento o por cualquier otro invento de los guionistas. En los k-drama, las protagonistas femeninas tienden a rondar alrededor del protagonista masculino durante todo el drama, y no solo en comedias románticas como Playful Kiss sino en otro tipo de dramas como Hong Gil Dong. Sin embargo, Hye Chan empieza a perseguir sus sueños por encima de la relación de amistad/amorosa con Bong Man, los “sueños de juventud” que había olvidado con el paso del tiempo vuelven a ella con más fuerza que nunca y siente la necesidad de realizarlos. Su progresión y evolución como personaje no está supeditada a Bong Man, sino a ella misma como personaje independiente. Por el contrario, es Bong Man el que parece rondar en torno a Hye Chan, principalmente en el hecho de que parece rejuvenecer con cada nuevo episodio a su lado. Si al principio era una estrella fría y engreída que se había olvidado de su esposa y estaba más ocupado con su propia vida, cuando se da cuenta de lo que significaría perder a su esposa decide que es más importante su familia que su propia vida laboral. Quizás este cambio de roles se produce por culpa, quizás por miedo o quizás la convicción de que puede hacerlo mejor, el caso es que me encanta el cambio de rol y es un punto a favor de este drama.

A pesar de la “originalidad” relativa de la trama, la progresión del drama es simple, como prácticamente toda comedia romántica, siguiendo con el cambio de roles, ella es la distante y fría y él intentará enamorarla de nuevo como sea, pero pronto se dará cuenta de que no tiene sentido forzarla y la simple convivencia hace que los sentimientos que ya existían en Hye Chan cuando tenía 18 años florezcan de nuevo, devolviendo a la vida el matrimonio. Por supuesto, no pueden faltar los impedimentos y los reveses, la compañera de reparto de Bong Man será una pain in the ass durante todo el drama, pero la “inmadurez” de Hye Chan conseguirá hacer por ella lo que no pudo hacer cuando tenía su memoria intacta, poner a la lagarta en su lugar. La propia Hye Chan será otro de los obstáculos a superar por la pareja, ya que no está dispuesta a aceptar su Bong Man y se “enamorará” de un adolescente que tiene su edad mental.

A lo largo del drama, Hye Chan irá recordando escenas del pasado que ha olvidado. Desde el día en que quedó inconsciente al pelear con Bong Man en el instituto irá recordando que pasó durante el tiempo que ha olvidado y cómo acabó casándose con el que parecía su peor enemigo. El drama ilustrará perfectamente estas escenas con un jovencísimo Choi Si Won y Park Min Ji (The birth of the rich, Do Re Mi Fa Sol La Si Do), pequeños clips de vídeo que mostrarán escenas del pasado estudiantil de la pareja. Y tengo que reconocer que casi que me han gustado más esas escenas que las de la actualidad, incluso pediría un drama completo sobre estos dos… Os aconsejo que aunque no queráis ver el drama veáis esas escenas, están cortadas en youtube y si alguien no las encuentra que me las pida. A pesar de ser pocos minutos en cada capítulo la pareja de adolescentes consiga cautivar el corazón del espectador y refuerza la acción de los adultos.

En conclusión, es una drama muy ameno y fácil de ver, su banda sonora es bastante agradable y muy acorde con el tono general del drama y los actores hacen un trabajo más que correcto, sobre todos los protagonistas consiguen parecer adolescentes y no se ve nada forzado, como pasaba por ejemplo con el principio de Cinderella’s Sister y Seo Woo. Los secundarios también sirven de apoyo a la historia principal y aportan su granito de arena a la trama, sobre todos los hermanos de Bong Man y Hye Chan. Es una drama bastante recomendable para verlo relajado, sin demasiada tensión ni dramas complicados pero que te dejará un dulce sabor de boca.

Nota: 7’5/10
OST: 5’5/10

2 comentarios:

Lady Hana dijo...

Parece que le ha dado a todo el mundo por ver este drama O.o Aunque ultimamente estoy perezosa para ver ninguno ya me pica la curiosidad xD

Hina dijo...

Otro dorama que lo añado a mi lista de futuros. Dorama tierno, dulce y simple que bien pordría pasar por un shojo? ese es de los mios.