jueves, 27 de mayo de 2010

Oh! My Lady


Nombre: Oh! My Lady (! 마이 레이디)
Género: Romance, comedia
Nacionalidad: Corea
Episodios: 16 (1 hora)
Canal de Emisión: SBS
Año: 2010
Cast:

Chae Rim – Yoon Gae Hwa
Choi Si Won – Sung Min Woo
Park Han Byul – Hong Yoo Ra
Lee Hyun Woo – Yoo Shi Joon

Sinopsis:

Yoon Gae Hwa es una mujer de 35 años divorciada y con problemas económicos. La han echado de su última casa, ha perdido su trabajo y no puede hacerse cargo de su hija. Parece que su vida no va a mejorar cuando llega como caído del cielo un trabajo de asistenta. El único requisito es que no puede decirle a nadie para quien trabaja. Al principio esto le extraña a Gae Hwa pero cuando llega a la casa de su nuevo jefe lo entiende todo, no es ni más ni menos que la super estrella Sung Min Woo. Gae Hwa, no siente mucha predilección por la joven estrella intenta hacer su trabajo sin llamar mucho la atención pero su complicada vida hace que estropee la camisa preferida de Min Woo y este la despide. Pero el destino quiere que el siguiente trabajo de Gae Hwa sea en una productora de musicales que necesita desesperadamente que el propio Min Woo trabaje en su próximo musical o la empresa tendrá que cerrar. Así que Gae Hwa vuelve a casa de Min Woo, esta vez como la nueva empleada de The Show Company. Lo que no se espera es descubrir que Sung Min Woo acaba de recibir un “paquete”, su ex novia le manda a su hija de 5 años porque no puede cuidar de ella. Gae Hwa usa esta oportunidad para contratar a Min Woo para su musical o le contará a la prensa lo que sabe…A cambio se comprometerá a cuidar de la pequeña Ye Eun, que además ha sufrido un trauma por el abandono de su madre y no habla. Así es como empiezan a vivir los tres en casa de Sung Min Woo, intentando que nadie descubra la situación familiar de Min Woo y Gae Hwa.

Opinión personal:

Aunque terminó hace ya dos semanas no ha sido hasta esta semana que WITHS2 ha subido el último capítulo subtitulado de la primera serie de las que estoy siguiendo al día en terminar.
Oh! My Lady ha sido el patito feo de esta temporada en Corea, al menos para mí. Mientras que esperaba con ansia Cinderella’s unnie y con expectación Personal Preference, Oh! My Lady empecé a verla más por curiosidad que por otra cosa. Las historia de ahjummas y jovencitos nunca me han llamado, no fue hasta hace poco que vi What’s up, Fox? y fue después de haber empezado OML, pero si por algo se caracteriza OML es porque apenas hay interacción amorosa entre los personajes principales. Si, esto es extraño, sobre todo viniendo de mí, pero la verdad es que si no fuese por la interacción entre Ye Eun y Min Woo la serie habría sido una decepción más. Con excepción de los últimos dos capítulos y de la “pseudo relación” del presidente Yoo y de Gae Hwa, el resto de la serie se centra en la relación de Min Woo con su hija, el rechazo inicial y como poco a poco la pequeña se va haciendo un sitio en el corazón de la estrella.

El personaje de Gae Hwa, interpretado por Chae Rim (Dalja’s Spring), es el de la típica ama de casa que tiene que hacerse cargo de su hija ella sola. Su ex marido es un capullo que tuvo una aventura y acabó divorciándose para casarse con una mujer más joven y trata a Gae Hwa como una ahjumma, esto es como a una ama de casa que no tiene estudio y solo vive para su familia, algo así como una maruja en España. Esta relación fallida cambió por completo la vida de Gae Hwa que ahora es una mujer práctica y madura que solo necesita que su hija esté bien para ser feliz. Sin embargo, conforme va consiguiendo logros laborales se va dando cuenta de que también puede tener una vida fuera de su familia y que ésta no se va a sentir menospreciada porque ella tenga una vida laboral exitosa. Al contrario, Min Ji está totalmente orgullosa de ella, su ex marido acaba dándose cuenta de que no es tan inútil como el creía, aunque no lo reconozca, y todos a su alrededor se darán cuenta de que en realidad es alguien bastante valioso. Al final se dará cuenta de que siente algo más que cariño por Min Woo y acabará aceptando sus sentimientos, pero creo que esto era solo una excusa para acabar la serie, ya que era totalmente innecesario.

Por otro lado tenemos a la super estrella y idol Sung Min Woo, interpretado por el Choi Si Woo (miembro de la popular boy band coreana Super Junio y que ha participado en dramas como Spring Waltz, 18vs.29 o Legend of Hyan Dan). Min Woo es una estrella prefabricada por su mánager, un mafioso que ha conseguido elevarle hasta donde está ahora mismo, y está supeditado en todo lo que hace a él. Es como si no tuviese conciencia o si no pudiera hacer nada por su cuenta, el primer trabajo que acepta sin usar como intermediario a su mánager es el trabajo en el musical de The Show Co., ya que se hace bajo la “amenaza” de Gae Hwa. Sin embargo, poco a poco se dará cuenta de que es hora de que vuele por su cuenta, empieza a esforzarse muchísimo en el musical, algo que no habría hecho solo unos meses antes, se da cuenta de que tiene que mejor en todo, actuación, canto y baile. Encuentra que realmente desea ser un actor y solo con el apoyo de Gae Hwa y del presidente Yoo conseguirá alcanzar sus objetivos sin tener que depender de un mánager.

El “rectángulo” amoroso se completa con Yoo Ra (interpretada por Park Han Byul, a la que también pudimos ver como el primer amor de Chul Soo en Fantasy Couple), el primer amor de Min Woo, y el propio presidente Yoo. Yoo Ra era compañera de clase de Min Woo y ambos tuvieron una relación pero esta se rompió porque Yoo Ra se fue a Estados Unidos a estudiar, pero una vez que vuelve a Corea lo primero que hace es buscar a su ex novio y desea poder empezar de nuevo. Al principio parece que Min Woo le corresponde, incluso deciden volver a empezar, pero cuando Yoo Ra pierde a Ye Eun en un centro comercial se acaban todas las esperanzas de esta pareja. Yoo Ra cuenta con el apoyo del mánager Jeong e incluso intenta darle un empujón a su relación hablando con el reportero Han, pero todos sus intentos son en vano ya que Min Woo tiende a no darle la atención que ella requiere. Por el otro lado, nuestro último vértice está ocupado por el presidente Yoo, un hombre entregado a su trabajo y que es muy profesional. Al principio extraña que se decida a contratar a Gae Hwa pero necesita contratar a Min Woo bajo cualquier circunstancia así que se arriesga a contratar a una mujer sin formación para conseguir a su estrella. Está “casado” con Han Jung Ah, una coreógrafa famosa, con la que vive, aunque duermen en habitaciones diferentes. Su matrimonio se ha ido deteriorando desde que ella perdiese a su hijo trabajando e incluso Jung Ah tiene una aventura con su compañero coreógrafo. No es hasta el presidente empieza a mostrar una cara diferente de su personalidad al estar junto a Gae Hwa que Jung Ah se decide a darle el divorcio, prefiere liberarlo ahora a que su relación se deteriore aún más. Pero el presidente se da cuenta de lo que realmente quiere, aún quiere a su esposa e intentarán arreglar sus diferencias, aunque tomará tiempo.

Como secundarios importantes tenemos al mánager Jeong, un mafioso que hará lo que sea por recuperar la inversión que hizo en Min Woo y que no le importa los métodos que haya que usar, el reportero Han, a la caza de la exclusiva sobre Min Woo pero que al final, después de todos los artículo destructivos, escribe un reportaje sobre la cara más humana de Min Woo, ayudándole a recuperarse de todos los escándalos, o el resto de The Show Co., la jefe de equipo Oh, que es siempre muy altanera y orgullosa frente a Gae Hwa pero que acaba aceptándola, y el joven jefe de equipo Kim, que tratará a Gae Hwa como su noonim experimentada en la vida. Pero si hay dos personajes importantes en OML estos son Min Ji y Ye Eun, la hija de Gae Hwa y la hija de Min Woo. Mientras Min Ji es una niña perceptiva e inteligente que intenta ayudar a su madre en todo lo quen puede, Ye Eun es una niña frágil debido al trauma sufrido por el abandono de su madre. Ye Eun no habla con nadie y lo que necesita para recuperarse es una familia que la aprecie, sin embargo le cuesta llegar al corazón de su padre. Todo lo contrario a lo que sucede con el espectador. Y es que la jovencísima actriz Kim Yoo Bin, de tan solo 5 años, se ha ganado el corazón de todos los que hemos disfrutado de OML. Aunque al principio la comparaba con Xiao Xiao Bin, el niño de Autumn’s Concerto y Calling for Love, al final le ha ganado en cuteness a éste. Y es que a ver conseguido lo que ha conseguido sin haber dicho más que una palabra en todo el drama tiene aún más mérito. Como ya dije antes, la grandeza de OML está en la relación entre Si Won y Yoo Bin.

El argumento no es  que sea original, quizás el tema de que sea una Ahjumma la que consigue al chico guapo sea un cambio, si no fuera por ese detalle y la relación padre-hija se habría convertido en una versión menos Brady de Wish Upon a Star. Sin caer en los recursos rated-18 de What’s Up, Fox? y dejando de lado la historia romántica, la historia de OML se parecería más al tipo de drama como World’s Within de Hyun Bin y Song Hye Kyo, más que a las antes mencionadas. Y eso se agradece en un panorama totalmente saturado. La romántica se podría considerar la subtrama secundaria por debajo de la familiar y la laboral y está bastante de relleno pero al menos muestra un lado de Gae Hwa que no conocíamos, aunque fuese brevemente.

 En cuanto a la banda sonora, el tema principal está cantando por Sunny de las Girls’ Generation. Es un tema animado y perfecto para el sentimiento del drama. Entre otros nos encontramos también con temas de 4 men y Jo Sung Wook. Una pena que Choi Si Won no haya grabado su versión de la canción de Jo Sung Wook, muy extraño teniendo en cuenta que es miembro de una boy band…Aunque todos conocemos ya los problemas vocales asociados con SuJu, wouldn’t we? Entre las instrumentales destacar el tono Disney de los temas, especialmente los que escuchamos durante las escenas en casa.

En conclusión, OML es una serie amena, que se deja ver y que no te hace pensar demasiado. Tiene un montón de escenas monas, el zoo, cuando Ye Eun se pone mal los calcetines, cuando se las hace pasar putas a Min Woo desordenando la casa... Pero también tiene momentos de superación personal, de como los personajes maduran a lo largo de la historia y como son capaces de vencer sus miedos y sus prejuicios para conseguir lo que quieren. Como ya he dicho al principio, ha sido el patito feo que se ha convertido en cisne a lo largo de estos 16 capítulos, aunque el último haya sido un poco de relleno. No digo que sea un must see pero si te estás quedando sin dramas que ver, como me está pasando a mí xD, es una buena elección, y además está completa!! 

Nota: 7/10
OST: 7/10

1 comentarios:

Silvertongue dijo...

yo no la he visto "entera" pero he curioseado ya todos los capitulos xD y quitando los capis finales donde el prota parece más "humano" el resto del drama me parece un chaval que no sabe actuar y siempre tiene la misma cara ^^U La niña pequeña es un amor, lo mejor de la serie sin duda ♥ Bueno, y la prota claro, otra de las pocas que parece que sabe actuar porque el otro co-prota es otro cara palo -_-